giovedì 22 Febbraio 2024

Antifa: síntoma de endoparásitos

Pero si esto continúa, empezarán a matar de nuevo

Più letti

Global clowns

Note dalla Provenza

Colored

Un fantasma recorre Europa: el del fascismo inalcanzable que sin embargo obsesiona a los paranoicos y excita a los reprimidos que se sienten vivos en las cacerías de brujas. Aquellos que, para darse importancia y una razón de vida, deben perseguir a un mal invisible, preferiblemente indefenso, porque entre ellos son realmente pocos los que sabrían enfrentar una prueba de valentía física o moral. Lo único que les importa es aniquilar a un enemigo imaginario del cual no saben nada, pero al que atribuyen todas las causas de sus fracasos existenciales.
Así que hemos vuelto, pero en ausencia de un conflicto civil, a los oscuros tiempos en que matar a un fascista no era un delito, y estamos justificando las acciones de bandas criminales antifascistas e incluso de las “foibe” (fosas eb que los comunistas de Tito hecharon miles de ciudadanos italianos aún vivendo a final de la guerra).

Marx sostiene que la historia se repite como farsa, pero aquí se trata de una pantomima sórdida e infame. No estamos solo en las cruzadas para prohibir que los asesinados por los antifascistas sean saludados a la manera romana, sino incluso en la pretensión de que los pueblos que fueron aplastados por el comunismo, como el húngaro, no recuerden quién los defendió. En España, después de desenterrar a los muertos, se aprobó una “Ley de la Memoria” -fantástica aplicación del lenguaje orwelliano- que prohíbe cualquier afirmación positiva sobre el bando nacional, olvidando obviamente cómo este se levantó frente a una serie de masacres y un clima de terror en el que los “buenos” estaban masacrando a su propio pueblo.
En París, 39 jóvenes que estaban poniendo flores en la tumba del poeta mártir Robert Brasillach fueron detenidos y llevados a la comisaría. Ni siquiera durante la sangrienta purga francesa ningún antifascista se hubiera atrevido a impedir -ni mucho menos reprimir después- los homenajes florales a los difuntos.
Nada de repetición de la historia, nada de farsa: ¡aquí estamos en la más oscura y sórdida demencia subhumana!

Para esta locura, la explicación principal es la infelicidad debida a la miseria humana de aquellos que llevan este odio estúpido, ciego y sobre todo desactualizado; pero no es la única. Hay otra: la evolución histórica de la simbiosis entre capitalismo y comunismo que ha permitido que ambos sobrevivan juntos, como mentalidades y mecanismos, aunque expresados en formas diferentes. China, por ejemplo, es un comunismo que se ha vuelto capitalista; Estados Unidos es un capitalismo que ha adoptado y promovido el alma comunista. Rusia es, según su tradición histórica, un aborto deforme que expresa lo peor de ambos sin ninguna fineza y con muy poco de sus respectivas virtudes.
En cuanto a Europa, la caída del Muro de Berlín marcó la victoria económica y estructural del capitalismo sobre el comunismo fallido, pero también la invasión invisible de las estructuras de la Hva de la Stasi (expresión del mismo Bund que originó a Trotsky y Rosa Luxemburgo) en los aparatos occidentales, donde, favorecidas por el terreno abonado por la Escuela de Frankfurt, crecieron como un endoparásito. Es decir, esos insectos cuyas hembras adultas depositan los huevos en el cuerpo de una desafortunada víctima y permiten que las larvas se alimenten del cuerpo del insecto vivo, devorándolo desde adentro.

Pero no solo hay hijos de la Hva-Stasi; hay trotskistas en Francia, hijos de la Internacional Socialista en los países de habla hispana y lusa, catocomunistas en Italia. Todos ellos han acompañado y siguen acompañando la evolución capitalista sin perseguir ya ningún sueño revolucionario. Se han rendido a las mecánicas, pero a cambio, han prevalecido en la imposición de ácidos corrosivos psicológicos y espirituales hacia toda la sociedad que desean remodelar, haciendo tabula rasa en primer lugar.
Hoy, que no existen líneas políticas diferentes entre sí, sino solo diferentes interpretaciones de la administración y la decoración, se repite, a escala europea e incluso americana, el mismo esquema de 1974 en Italia. Entonces, la “pacificación” de los dos enemigos (DC-PCI) pasó por el terrorismo atribuido a los fascistas, a pesar de todas las evidencias, indicios y pruebas, creando así un enemigo inhumano e imaginario que luego permitió a todo el aparato del PCI y la extrema izquierda desahogarse, con total impunidad, en la caza del fascista y su supresión. Y así, todos esos desafortunados se cortaron un papel mientras merendaban con los “amos”.

El esquema se repite de manera inquietante. El único elemento tranquilizador es que la capacidad de hipnotizar con la propaganda en línea permite repetir el mismo esquema sin que los asesinos a sueldo de los cazadores de brujas tengan que cometer necesariamente masacres primero. Basta con hablar de cierta manera para que sean percibidos como reales por células cautivas.
Dicho esto, que una serie de delincuentes psicópatas, desconectados de cualquier realidad, estén practicando el asesinato en serie, como la famosa Hammerbande que golpeó, entre otras veces, en Budapest cuando fue arrestada Ilaria Salis*, es un hecho que no se extinguirá por sí solo, y cualquiera que hoy silbe, justifique o minimice, consciente o inconscientemente, es cómplice de la sangre futura. Luego, como siempre, se lavará las manos. La experiencia de la burguesía iluminada y poseída que proporcionó al mismo tiempo el salón, el combustible y la protección al terrorismo de los años setenta, que primero elogió como providencial y luego justificó presentándolo como una forma de defensa impetuosa, evidentemente ha servido de poco. No se avergonzaron entonces y no lo harán ahora. Será cuestión de naturaleza: algunos son viles por vocación.

  • Ilaria Salis es una antifascista italiana arrestada en Budapest en febrero de 2023 junto a dos líderes alemanes de la Hammerbande en un taxi, con palos y martillos, inmediatamente después de repetidos ataques, por parte de comandos de diez contra uno, contra nueve manifestantes nacionales aislados, en los márgenes de la manifestación nacional, brutalmente golpeados en la cabeza, en los brazos, o apuñalados, por lo que se manifiestan los delitos de banda armada internacional y múltiple intento de homicidio. Una gran parte de la izquierda y los medios de comunicación italianos están haciendo hoy una campaña a favor de la detenida.
Ultime

Furbetta artificiale

Posti a rischio a valanga, almeno nella prima fase

Potrebbe interessarti anche