giovedì 22 Febbraio 2024

Estrategia de tensión: el regreso

En Francia, pero no sólo

Più letti

Global clowns

Note dalla Provenza

Colored

Romans-sur-Isère: acción y reacción. Pero también Dublín. Y antes, está el atentado en Madrid contra un fundador de Vox y los enfrentamientos en Róterdam. La estrategia de la tensión se mueve según patrones muy precisos.
El paradigma es el italiano de los años 60-80, que funciona de la siguiente manera. En primer lugar, se permite que los ambientes sediciosos se exciten impunemente, sin intervenir para apagar el fuego. Esto sucedió en Italia con los ambientes insurreccionales de la extrema izquierda, y hoy sucede con los ambientes yihadistas en toda Europa.
Durante mucho tiempo, cuando estos pasan a la acción, no se identifican a los culpables. Si no es posible arrestarlos, se los libera de la prisión lo antes posible. Siempre se asegura de que la judicatura que se ocupa de ellos sea muy indulgente. Esto los convence de que son impunes.
Los terroristas son siempre una minoría, incluso entre los suyos. Para que la estrategia de la tensión tenga éxito y encuentren el apoyo y los refuerzos necesarios, se debe crear un “estado de amenaza” y para esto se monta un espantapájaros.
En 1970, en Italia, fue el intento de golpe Borghese, un golpe de estado imposible de llevar a cabo y que vio a los mismos protagonistas renunciar en el último minuto, pero permitió que la banda Feltrinelli reuniera a personas preocupadas y diera vida al terrorismo rojo.
En Francia, la “amenaza” para los suburbios fue el fenómeno Zemmour, cuidadosamente elaborado, al que además de financiamientos incomprensibles se le dio una publicidad desmesurada.

Concediendo de esta manera una justificación y una razón de movilización a la parte terrorista, se pasa a la fase del rearme. La extrema izquierda italiana fue armada por muchos sujetos diferentes, y lo mismo ocurre con los suburbios. El rearme nunca ha sido combatido porque el desorden interno favorece el mantenimiento de las oligarquías en cada nación y es parte de los juegos de poder internacionales.
Del rearme se pasa a la espectacularización que produce imitaciones. Crépol, el 18 de noviembre, es claramente una imitación de la carnicería del 7 de octubre en la fiesta rave israelí.
“Matar a un francés no es un delito” reemplaza a “matar a un fascista no es un delito”, porque es imposible que no se hayan identificado ni arrestado a los asesinos del adolescente Thomas, llegados a Crépol desde el barrio de La Monnaie de Romans-sur-Isère, gritando consignas yihadistas y “¡muerte a los blancos!”.
La amenaza construida meticulosamente ha funcionado porque jóvenes valientes se reunieron para dar una lección a los asesinos, pero fueron brutalmente golpeados por la policía y luego tuvieron problemas con la justicia, algo que no ocurrió amenudo con los asesinos yihadistas y en este caso también, se nota cómo se utiliza el guante de terciopelo con los asesinos de Crépol, y cómo se minimiza el secuestro, el desnudamiento y la tortura de un chico en La Monnaie por parte de la banda. En circunstancias invertidas, todos habrían sido capturados en pocas horas y habrían enfrentado rápidamente condenas directas con penas de alrededor de veinte años de prisión.

Seguimos en los patrones de la estrategia de la tensión porque los terroristas deben crecer hasta que parezca útil, y quienes se les oponen no deben tener libertad de movimiento porque, debido a ellos, podría ocurrir un fenómeno de imitación masiva que correría el riesgo de cerrar el juego.
Es una espiral que puede volverse desastrosa. Las dos partes no disfrutan de las mismas garantías legales porque a los terroristas, mientras les sean útiles, se les permite todo, mientras que quienes defienden su nación son brutalmente discriminados. Pero a la larga, todos pagarán caro, excepto los titiriteros.
Lo que absolutamente no se debe hacer en esta situación es perder la calma. No es posible resolver todo con un enfrentamiento en terreno minado. Es necesario mantener los nervios firmes, asumir claridad política, habilidades mediáticas y practicar la construcción de relaciones que permitan romper la espiral y salir de la elección forzada entre la represión y la rendición.
No se trata en absoluto de tirar la toalla, sino de reflexionar y no dejarse sorprender como siempre. Porque hasta ahora es un déjà vu.

Ultime

Furbetta artificiale

Posti a rischio a valanga, almeno nella prima fase

Potrebbe interessarti anche