sabato 20 Luglio 2024

Gaza es una cosa y quienes creen apoyarla son otra

Las razones tácitas de la masacre en Gaza y el papel tonto de la nueva izquierda

Più letti

Global clowns

Note dalla Provenza

Colored

La izquierda mundial apoya a Palestina, o al menos cree hacerlo.

Hasta el punto de exaltar a Hamas, cuyos miembros son definidos como partisanos del Sur global que resisten contra Occidente entendido en un sentido amplio, obviamente malo y nazi. Esto parece la propaganda grotesca del Kremlin en defensa de su agresión a Ucrania.

Hoy en día, asistimos a un nuevo esquema, que ha arrastrado a un área usualmente sensible a las causas judías a asumir lo que se define impropiamente como antisemitismo.

¿Cómo se explica esto?

La explicación elemental es la dada por la crisis de representatividad política en medio del cambio social.

Es emblemático el caso del (Nouveau) Front Populaire francés que va más allá de la construcción del llamado islamo-izquierdismo (una síntesis extraña entre islamismo y marxismo) jugado por Mélenchon, pero llama al Islam de Francia a una movilización que se asemeja mucho a la “lucha de clases”.
El Islam se identifica con los barrios periféricos y con los inmigrantes irregulares, y en la lógica inevitablemente subversiva y conflictiva de la extrema izquierda, representa la fuerza violenta que puede revertir los equilibrios desde abajo.

Es lo mismo para los varios centros sociales y para las asociaciones universitarias fuera de Francia. No les importa Palestina, pero no se puede decir lo mismo de esta unidad proletaria subversiva, eterno motor utópico del titanismo de los pobres.

Una segunda explicación nos hace pensar en la instrumentalización de la extrema izquierda, siempre funcional al sistema contra el que se ilusiona rebelarse y del que es literalmente servidora, para desempeñar un papel en el diseño formal de los marcos políticos, después de que la repartición de esa Yalta, no al cuadrado sino al cubo, que se está delineando en todas partes, haya tenido lugar.

Si esto servirá, aquí, a las izquierdas extremas para diseñar una globalización de los ogritos, podrá servir, allí, para dar al pequeño y no libre Estado de Palestina que se formalizará, una mezcla islamo-izquierdista, que siempre y de todos modos deberá responder a Tel Aviv y a las petro-monarquías.

En cuanto a Israel, se tratará de un regreso a un viejo método. Desde después de la Guerra de los Seis Días (1967), las embajadas israelíes, en particular la de París, financiaron y guiaron a los ambientes marxistas palestinos para contrarrestar al mismo tiempo el liderazgo de Arafat y agudizar la tensión terrorista internacional con el fin de impedir los apoyos a la causa palestina en el mundo.

Con la implosión soviética y con el fracaso de la ilusión comunista, Tel Aviv recurrió al extremismo religioso. No fue ajena a la misma constitución de Hamas. Muchos años después, Netanyahu se complació públicamente del financiamiento de Hamas por parte de Qatar porque habría obstaculizado de hecho el reconocimiento del Estado de Palestina. Y aquí coinciden los intereses de quienes quieren mantener alta la tensión sin salida. Ya sea en Israel, en las autocracias wahabíes o entre los internacionalistas religiosos que, desde Teherán hasta ISIS, han desintegrado la causa árabe, varios entornos, incluso hostiles entre ellos, comparten este interés.

El New York Times, un periódico muy cercano a la comunidad judía estadounidense, reveló que el pasado 7 de octubre, el jefe del Mossad, David Barnea, había viajado precisamente a Qatar, aclarando al gobierno de ese país que el primer ministro estaba a favor de la continuación del apoyo financiero de Doha a Hamas.
Sin mencionar las advertencias egipcias y americanas del inminente ataque.

Obviamente, después de que la cuestión de Gaza sea resuelta, Tel Aviv tendrá que encontrar otro “enemigo” manejable, ya que Hamas se ha vuelto impresentable, y será casi seguramente un sujeto islamo-izquierdista.

No nos interesa aquí especular sobre cómo se produjo el 7 de octubre, si podría haberse evitado, si se permitió que ocurriera, sino simplemente entender el sentido de la gestión de este conflicto. No se puede resumir en odios raciales y religiosos, aunque marcados, porque estos esconden notables divisiones en ambos frentes y también objetivos materialistas significativos.

Las motivaciones de la limpieza étnica en Gaza y de los ataques al norte por parte de Israel no se explican solo por preocupaciones, aunque presentes, de seguridad militar. También deben buscarse en otros aspectos, tanto en las dificultades internas de Israel, donde coexisten modernistas laicos y fanáticos exaltados que procrean como conejos y que, exentos del servicio militar, invitan a sus correligionarios a hacerse matar para proporcionarles tierras que cultivar, como en el diseño del nuevo orden internacional y el papel que Tel Aviv ya ha asumido.

Desde 2019, Israel ha comenzado a transformarse en un centro energético israelo-árabe. Comenzó con la asociación firmada ese año con Arabia Saudita, a quien Tel Aviv ha estado suministrando gas desde entonces. En 2020, siguieron los Acuerdos de Abraham con los Emiratos Árabes Unidos, Baréin y de hecho Marruecos.

El 20 de septiembre de 2023, 17 días antes del ataque de Hamás, se firmó un nuevo acuerdo con Arabia Saudita y el reconocimiento formal de un Estado de Palestina se volvió indispensable.
Verosímilmente, este pequeño estado no debería tener acceso desde ninguna otra parte que no sea Israel y debería ser reducido en términos de territorio y población.

De ahí la estrategia militar que busca, entre otras cosas, erradicar el paso de Rafah y evitar que haya accesos potencialmente incontrolados a la reserva palestina.
En esta acción, Israel puede contar con la complicidad egipcia, ya que desde 2014 El Cairo ha estado destruyendo viviendas y cultivos alrededor de Rafah, en la parte contenida en su propio territorio.

En los últimos años, Israel ha llegado a un acuerdo sobre las fronteras marítimas con Líbano, dando inicio a la explotación del yacimiento de Karish e inyectando nuevos recursos en su propio mercado energético.

El descubrimiento de grandes cantidades de gas natural frente a sus costas ha representado para Israel no solo una oportunidad económica, sino también un factor de poder nacional.
El aumento de los precios de la energía en los mercados globales y el crecimiento de la producción nacional han permitido obtener importantes beneficios.
El descubrimiento de los yacimientos Tamar y Leviathan ha reducido considerablemente las importaciones energéticas hasta transformar a Israel, en 2020, en un exportador neto de gas natural. Desde entonces, gran parte del gas producido por los yacimientos israelíes se exporta a Egipto a través del gasoducto East Mediterranean, una infraestructura que conecta Ashkelon con la ciudad egipcia de Arish y que inicialmente fue concebida para suministrar gas egipcio a Israel.

El “giro marítimo” de Israel, en la vía del gas submarino, ha llevado al fortalecimiento de las relaciones con Egipto y a la creación de una sólida asociación con Chipre y Grecia. La misma participación de Israel en el Foro del Gas del Mediterráneo Oriental se puede inscribir en esta fase de renovado activismo regional.

Empresas israelíes como NewMed Energy han ampliado su cartera invirtiendo en la exploración de hidrocarburos en aguas marroquíes, mientras que en septiembre de 2021, Mubadala, el fondo soberano de Abu Dabi, invirtió mil millones de dólares para comprar una participación del 22% del yacimiento de Tamar. Si el gas natural sigue siendo el centro de estas relaciones energéticas, también ha habido importantes inversiones en el ámbito de las energías renovables y del hidrógeno.

La cooperación en estos ámbitos también está en el centro de algunas plataformas de cooperación regional o interestatal en las que Israel ha participado recientemente, desde el Foro del Negev hasta el I2U2, el foro recientemente constituido con Emiratos Árabes Unidos, India y Estados Unidos.

En el transcurso de dos décadas, Israel ha pasado de ser un país dependiente de las importaciones de hidrocarburos a un exportador neto de gas natural.
Pero también en el centro estratégico de intereses capitalistas comunes israelo-árabes, orientándose más hacia el este que hacia el oeste. Se está desoccidentalizando.

Todo esto contribuye a explicar la estrategia de tierra quemada practicada por Netanyahu porque no se trata solo de los equilibrios étnicos y la posibilidad de asignar nuevas parcelas a los colonos, sino también de la libertad de gestión de los lugares estratégicos desde el punto de vista energético. A esto se puede quizás añadir el proyecto del Canal Ben Gurion, como alternativa al Canal de Suez (que desde 2020 es fuente de tensiones e incertidumbres), cuyo trazado pasaría cerca de la frontera norte de Gaza, el enclave asediado que albergaba a más de dos millones de personas antes del inicio de la última conflagración.

La tragedia palestina no se puede atribuir únicamente al enfrentamiento entre racismos insanos; hay mucho más.

Muchos gritan por Palestina, pero parece que lo que está sucediendo molesta a pocos, quizás solo a los europeos. Consideremos que en el Eurosatory de París, feria de armamento terrestre, se rechazaron las empresas israelíes y la entrada a los ciudadanos con pasaporte israelí. ¡En Francia!
A pesar de esto, nadie apoya realmente la causa palestina, y menos aún sus “amigos”.


Los fondos humanitarios para los palestinos provienen de estos sujetos, enumerados en orden de cantidad: Estados Unidos, Alemania, Unión Europea, Suecia, Noruega, Japón, Francia, Arabia Saudita, Suiza y Turquía. Solo dos (¡el octavo y el décimo!) son musulmanes y, además, el octavo es de hecho aliado de Tel Aviv.

En respuesta al ataque de misiles iraníes del 13 de abril, se activó la defensa antiaérea y antimisiles MEAD (de Medio Oriente), posterior a los Acuerdos de Abraham, en los que participan Jordania y Emiratos Árabes Unidos.

Entonces, ¿cómo se puede reducir el conflicto y la masacre a los esquemas de enfrentamientos étnico-religiosos?


¿Cuántos componentes árabes y cuántos componentes islámicos son aliados concretos de Israel, mientras que el mismo estado judío está desgarrado internamente y enfrenta dificultades con las comunidades en Occidente?

La realidad está cambiando y también su narrativa: en el futuro, la izquierda volverá a reemplazar a los fundamentalistas como marionetas de Tel Aviv (y de Whashington, de Moscù y de Ankara) contra quienes gritan en vano.

Esto es para la fachada y para el servilismo asistido que es propio de la izquierda. Pero luego está la realidad a considerar.

Las tensiones internacionales hoy están impulsadas por factores de desequilibrio y reequilibrio, principalmente demográficos y energéticos.

Para la opinión pública, y a menudo para los propios actores, es necesaria una lectura sumaria y esquemática en la que quedarse atascado. A menos que se sepa romperlos para mover las aguas.


Ahora que, a falta de algo mejor, los esquemas vuelven al pasado (islamo-izquierdismo) y de alguna manera recorren los de hace cincuenta años, deben abordarse siempre con el modelo alternativo posible desde entonces, es decir, con la lógica de la tercera vía que prevé la cooperación entre Europa y el socialnacionalismo árabe, opuesta y masacrada por las burguesías internacionalistas, los fundamentalistas religiosos y, por supuesto, los imperialistas antieuropeos.


Esa lógica podría haber rediseñado el mapa e impedido el actual punto muerto sin salida.
Y sigue siendo la única con este potencial.


En esta coyuntura, como en otras, la rueda ha girado y ha demostrado que teníamos razón y que la tenemos aún y siempre.
¡Veamos si podemos imponerla de una vez por todas!

Ultime

Alto tradimento

Il 25 luglio tedesco: cruento e fallito

Potrebbe interessarti anche