sabato 13 Luglio 2024

Hoy en el mundo

La trama de las crisis internacionales

Più letti

Global clowns

Note dalla Provenza

Colored

Desde algunos meses, las tensiones internacionales parecen haberse multiplicado, involucrando al Sahel, Gaza, el Mar Rojo y las elecciones en Taiwán. Sin embargo, la lógica subyacente se resume en unos pocos elementos esenciales.

Estados Unidos está experimentando un resurgimiento económico y de poder, y juega con otros actores tratando de debilitarlos, dividirlos y atraerlos hacia sí .
Desde 2022, el dólar ha logrado repeler la única amenaza seria a su hegemonía que durante más de veinte años había representado el euro. En esta contienda crucial, los británicos acudieron en ayuda de los estadounidenses, seguidos por los rusos, con el séquito de los soberanistas en Europa.
Mientras tanto, EE. UU., con el renacimiento industrial y el dominio del mercado energético, han revertido la tendencia que, desde la década de 1950 en adelante, había visto disminuir su peso específico en comparación con el PIB mundial: en constante declive antes de 2022, había terminado representando el 21% del total, y ahora, en solo dos años escasos, ha vuelto al 25%. La “dedolarización” no ha tenido éxito. China depende de las reservas en dólares que posee en gran cantidad y, de todas formas, en las transacciones internacionales del último año, el dólar estuvo presente en el 88% de los casos, lo que significa que estuvo ausente solo en el 12%. Sin embargo, entre las monedas de los BRICS PLUS, la única presente, el renminbi, lo está solo en un 5%.

Quienes piensan que los estadounidenses están en apuros continúan malinterpretando el valor de las derrotas militares, directas o indirectas. Los estadounidenses las acumulan constantemente pero utilizan las guerras para desangrar a los demás y crear las condiciones para lograr resultados político-económicos posteriores, como ocurrió en Vietnam. El mismo patrón se repite en África, Ucrania, Taiwán y posiblemente Afganistán. Solo los rusos no han aprendido la lección de la irrelevancia de la fuerza muscular, confundiéndola con la superioridad militar que acompaña a las políticas de disuasión y convicción que son, de hecho, estadounidenses y chinas. Por lo tanto, en su rudeza continúan persiguiendo y exhibiendo la fuerza bruta, quedándose luego con poco reconocimiento, ya que nadie los considera jugadores estratégicos, sino que todos los utilizan como peones y espantapájaros.
Además, los repetidos bombardeos y ataques ucranianos en suelo ruso han puesto en duda la credibilidad de Moscú, ya que la doctrina de la disuasión nuclear en caso de amenaza a su territorio resultó ser un bluff, o al menos, no una obligación.

Cada disputa actual es un ataque a la economía y a la capacidad política de la Unión Europea, y en particular, encierra una guerra contra Alemania y Francia, que, para no dejarnos nada, también afecta a Italia.
Alemania, más que cualquier otro país, sufre los efectos de la iniciativa ruso-americana en Ucrania porque, iniciada imprudentemente hacia la desnuclearización por parte de Merkel, ahora paga el corte energético con Moscú que puso fin a lo que se llamaba “Rapallo energético”. Las consecuencias han golpeado de manera extrema a la economía alemana. La elección de Berlín fue, de todos modos, obligada, ya que la alternativa habría significado la completa renuncia al control político-económico del espacio vital alemán en el este cercano y el fin de cualquier aspiración nacional y continental.
El inexplicable ataque en febrero de 2022 fue vivido en Alemania como una puñalada por parte de Rusia. Le siguió la “Zeitenwende”, que, retomando en parte la teoría de Schäuble, indica un camino escalonado hacia la autonomía estratégica europea. El ministro de Defensa, Pistorius, es actualmente el político más popular en el país. Su línea de rearme, que busca dotar a Alemania de un fuerte ejército de tierra y aumentar significativamente el presupuesto de gastos militares, cuenta con el 72% de aprobación de la población. El ex ministro de Relaciones Exteriores, Fischer, agregó que la separación de los estadounidenses es previsible y que se debe desarrollar un programa de armamento nuclear europeo.
Francia ha propuesto desde hace tiempo compartir la force de frappe y predica más que cualquier otro el superar la OTAN. La hostilidad estadounidense es palpable.

Europa en su conjunto ha tenido que hacer frente a la ampliación de la OTAN causada por Moscú y a la crisis de los suministros energéticos, a lo que se suman las dificultades de navegación que afectan principalmente a los comercios europeos. De hecho, además de una extensión de los tiempos, el colapso del tráfico marítimo en el Mar Rojo también ha provocado un aumento de los costos y una reducción de las importaciones y exportaciones. El transporte de un contenedor estándar de 40 pies desde China hasta el norte de Europa cuesta actualmente más de 4,000 dólares en comparación con los aproximadamente 1,500 de noviembre. Alrededor del 15% del comercio internacional italiano pasa por el Mar Rojo. Los precios marítimos que aumentan repercuten también en otras rutas. La escalada de tensiones en el Medio Oriente pone en riesgo la oferta de materias primas. Europa está, por lo tanto, bajo fuegos concéntricos. El único dato positivo es que se ha comenzado a comprender la necesidad de una centralización política, al menos parcial, y de un disuasivo militar a la altura. En 2022, el gasto militar mundial aumentó un 3.7%, pero el europeo lo hizo en un 13%, lo que demuestra la voluntad de cerrar la brecha.

Existe un juego particular a tres entre Estados Unidos, China e India.
Las dos potencias asiáticas son muy astutas y cuidadosas en sus relaciones, oscilando entre cooperación y competencia, pero esta última prevalece de manera clara. La contienda se manifiesta en la creación de dos sistemas de alianzas geopolíticas opuestas en el Indo-Pacífico. La china, conocida como Collar de Perlas, incluye como principales elementos a Nepal, Myanmar, Sri Lanka, Djibouti y, desde hace unos meses, las Maldivas. La india, o Collar de Diamantes, responde con Omán, Singapur, Indonesia y Vietnam. Además, desde 2021, el grupo I2U2 involucra a India, Estados Unidos, Emiratos Árabes e Israel, mientras que el proyecto del corredor marítimo-ferroviario IMEC disputa el acceso euroasiático a la Ruta de la Seda. India también se ha incorporado de manera destacada a la carrera espacial, no solo con un exitoso alunizaje, a diferencia del ruso, sino también con el diseño del envío de una sonda al Sol.
En el trasfondo del Medio Oriente, se desarrolla un juego entre Pekín y Nueva Delhi con la apuesta de establecer el nivel de autoridad en la asociación con los estadounidenses.
Pekín se ha ofrecido sin rodeos a “ayudar a Washington a mediar”. No es un misterio que los chinos, en lugar de desafiar el sistema, busquen mayores cuotas en la gestión mundial y un reconocimiento que los estadounidenses, en lugar de negar, intentan contener, debilitándolos.

La relación con Irán es elocuente. China afirma estar de acuerdo con la no nuclearización de Teherán y se muestra dispuesta a mediar para un nuevo acuerdo con Estados Unidos. Sin embargo, Irán es el principal proveedor de petróleo para India. La diplomacia china, que intenta poner de acuerdo a sauditas e iraníes, adquiriendo así una considerable autoridad, es vista con malos ojos por Nueva Delhi y no agrada a Washington y Tel Aviv. Por lo tanto, las actuales tensiones en el Golfo y el Mar Rojo arrastran a Teherán por los pelos, obligándola a no contradecir a sus incómodos aliados, pero al mismo tiempo obstaculizando las ambiciones chinas.
La victoria de los nacionalistas en Taiwán es otra molestia para Pekín. Imaginar un escenario de guerra mundial es improbable, dado que la Casa Blanca ha reiterado una vez más que no está dispuesta a defender la independencia de Taiwán.

El juego siempre es el mismo: alimentar, o más a menudo, dejar que las tensiones alimentadas por otros crezcan, para debilitarlos y tener monedas de cambio.
No hay muchas dudas de que Estados Unidos abandonará a Taiwán, al igual que lo hizo con Ucrania. Como escribimos desde el primer día, Washington estuvo contento con la agresión rusa en Kiev, una invasión que varios analistas de inteligencia (chinos, indios, italianos e iraníes) definieron de inmediato como coordinada. Lo cual, en última instancia, es secundario.
La infantería y la artillería rusas de todos modos hicieron el trabajo que interesaba a los estadounidenses, quienes, desde hace diez años, básicamente han ofrecido el Donbass a Rusia y están utilizando a Moscú contra Europa para una guerra económica y para frenar sus aspiraciones estratégicas.
Para los estadounidenses, la guerra debería haber concluido con la partición de Ucrania antes de las próximas elecciones presidenciales. Por lo tanto, no apoyaron la contraofensiva de Kiev con tanques o aviones e incluso impidieron a los polacos proporcionar sus propias aeronaves. Ahora que los ucranianos deben enfrentarse a la nueva ofensiva rusa, Washington les ha negado los sistemas de misiles Patriot y financiamiento adicional.
Los estadounidenses no esperaban un retraso tan grande por parte de los rusos en las operaciones militares y han comprendido que, sin ayudar descaradamente a Moscú, corren el riesgo de no poder imponer la partición antes del próximo otoño.

Sin embargo, el abandono estadounidense ha vuelto a poner en marcha al tercer elemento incómodo, Gran Bretaña, que ya desempeñó un papel destacado al principio del conflicto. El reciente compromiso alcanzado con Kiev para compartir inteligencia, seguridad informática, formación médica y militar, cooperación industrial en defensa y ayuda financiera, puede trastocar las cartas.
Mientras tanto, esto permite a Londres reintegrarse prácticamente en la UE, mientras continúan las negociaciones para un acuerdo integral que le permita anular o al menos mitigar los efectos del Brexit, que han sido devastadores en términos económicos, étnicos, comerciales y estratégicos, y que más del 80% de los británicos quisiera dejar atrás. Pero en términos puramente bélicos, esto puede tener efectos imprevistos, ya que Moscú ya estaba cantando victoria por el resultado favorable que Washington le había preparado.

Ciertamente hay mucho más, sobre todo las masacres de las poblaciones tomadas como rehenes.
La estrategia de la tensión a nivel internacional tiene los mismos efectos que los conocidos en su momento en Italia, pero elevados a la enésima potencia. Hay una “licencia para matar”, por lo que intervienen intereses de todo tipo, como los financieros y especulativos, que aumentan con los bloqueos navales en las zonas de conflicto; hay nuevos repartos de gas submarino. En este contexto, las aspiraciones expansionistas e incluso genocidas se sienten alentadas. Luego, hay enfrentamientos entre bandas por el dominio de milicias y por la afirmación de influencias de tipo mafioso. Todo esto nos da una visión bastante precisa de lo que está sucediendo desde el 7 de octubre y que hemos denominado “Hamasrael”.
Además, actores medianos como Rusia o Turquía, siguiendo la senda sinoamericana, buscan imponer sus influencias con una mezcla, no siempre bien equilibrada, de política y poder militar.
Y hay otras potencias medianas en reorganización estratégica (Reino Unido) o en rearme (Japón) listas para expresar sus puntos de vista.

En cualquier caso, estamos hablando del mismo sistema en todas partes, el del capitalismo salvaje. En Europa, se ve atenuado por el bienestar y algunas formas de participación, pero la competencia tercermundista y la lógica WASP están haciendo retroceder día a día la sociabilidad europea.
Es curioso que esta sociabilidad a menudo se vincule con la ostentación de la decadencia de las costumbres y valores, mucho menor fuera del Occidente. No la decadencia de costumbres y valores, que, por el contrario, son casi siempre peores en otros lugares, sino la ostentación de este “progreso”. Una ostentación que es más bien el capricho de una burguesía depravada, fruto del progresismo gramsciano y de la Escuela de Frankfurt. Frente a esta decadencia, se comprende el instinto de reacción y la exaltación de otros modelos, que sin embargo no tienen nada que enseñar ni siquiera al peor Occidente. La cuestión es solo nuestra y la resolveremos nosotros. Pero el verdadero problema no es esta deriva cultural que se corregirá; es el drama demográfico en el que nos encontramos.

Todo esto, en conjunto diversificado, compone el cuadro general fragmentado y aparentemente inestable: es sobre la aparente inestabilidad que se basa la verdadera estabilidad de un sistema desunido, pero aún así uno en todas sus variantes “geopolíticas” importantes.
Pero las líneas directrices son las que hemos resumido. Estados Unidos, con una actualización de la Doctrina Brzezinski que enseña a fomentar las disputas entre los demás actores, asegurándose de ser siempre indispensables para cada uno de ellos, se mueve contra Europa y a favor de un acuerdo con China en las condiciones más favorables posibles. Esto agudiza la disputa entre India y China y trastorna los planes excesivamente presumidos de quienes quieren ascender concretamente.
El resto (Bien contra Mal) es humo en los ojos o un entusiasmo ultra proyectado en un escenario que tiene poco que ver con la realidad, solo con su representación inexacta y a menudo psicótica.

Ultime

Liberatori

Bombardano

Potrebbe interessarti anche