lunedì 17 Giugno 2024

El Paradigma de Medusa

De la angustia de los antifa, obsesionados con el ¡Presente!

Più letti

Global clowns

Note dalla Provenza

Colored

Para atacar al gobierno italiano, la compañía cantante antifa logró convertir la celebración de este año en Acca Larentia (lugar donde el 7 de enero 1978 dos jovenes del Msi fueron asesinados por un commando rojo y un tercero por un oficial de los Carabinieri) en un hecho nacional que se derramó en la prensa internacional. Sin duda, la instrumentalización es evidente, ya que las ceremonias en honor a los Caídos de los años de plomo se repiten año tras año, bajo cualquier ayuntamiento y cualquier gobierno, incluyendo los más de izquierda. Además, el cálculo resulta técnicamente incorrecto, ya que si el gobierno ha definido su discontinuidad con el regimen fascista, al mismo tiempo ha honrado a los Caídos de la década de 1970, asesinados por el odio antifa, desde el discurso de investidura de la primera ministra, Giorgia Meloni. Así que, hasta ahora, el ataque desmedido ha resultado un bumerán, ya que la respuesta ha sido: ¿se indignan porque se siguen recordando a las víctimas y no porque nunca se ha perseguido a sus asesinos?

Esto es lo que concierne a la escaramuza táctica, pero luego hay más, mucho más. En primer lugar, la consternación, la indignación, la preocupación e incluso el miedo de aquellos adoctrinados como antifascistas que se dan cuenta de que ninguna ley ha eliminado los vínculos asombrosos para su continuidad. El grupo que intenta sacudir la mayoría con el “peligro fascista” ha logrado presentar a sus seguidores una realidad invertida. Para ellos, en Italia gobiernan los fascistas y están haciendo todo lo posible por revivir las camisas negras. Por lo tanto, aquellos que se reúnen para rendir románicamente homenaje a sus Caídos son considerados tontos, protegidos, contratados. Es el clásico esquema neurovegetativo en el que se argumenta que habría un progreso civil y moral negado por dirigentes mezquinos y retrógrados que recurrirían a lo peor de la sociedad para reprimir a los iluminados.
Este paradigma ahora es estable en las ficciones de todo tipo, aunque no tiene en cuenta en absoluto la verdad histórica, de la cual la ignorancia es evidente, y que se reescribe completamente; pero, lo que es peor, no se hace ninguna pregunta sobre la realidad. La única pregunta que se pone quien se adhiere a este paradigma, dadas sus premisas incuestionables, es por qué no se puede evitar que esto suceda. Si la cultura no puede (¡sic!), entonces deben hacerlo las rejas y las esposas.
En la práctica, los paladines de la Libertad (aquella que tuvieron que convertir en estatua después de decapitarla en el mundo real) invocan a Creonte para que castigue a Antígona. Y de ahí toda una apelación a la Magistratura para que intervenga ya que el saludo romano sería ilegal. Además, algo muy discutible debido a diversas y contradictorias sentencias de la Corte Suprema.
Los camaradas no deberían honrar a los camaradas porque “es un delito”. Curioso que quienes lo dicen sean los mismos que honran la memoria de bandas irregulares (es decir, fuera de la ley) que supuestamente lucharon por la libertad. Y Gramsci, las sufragistas, Martin Luther King, Jesucristo, Sócrates, los espartaquistas, el Che, o los republicanos que derrocaron las monarquías desde la antigua Roma.
Si bastara con reificar lo que el corazón y el sentido de justicia dictan al hombre, no habría historia. Pero, qué digo, la historia no existiría, no habría vida porque, casi siempre inconscientemente, cada persona viola dos o tres artículos legales al día y, si se lo señalaran, seguiría violándolos considerando que el código es injusto.

Prácticamente, si se cumplieran los deseos de la psicopolicía antifa, se establecería un régimen de policía y represión que, según sus visiones, sería considerado fascista (o nazi, que es la moda actual). Según el Paradigma de la Medusa, que quien la mira queda petrificado en las neuronas, lo que Umberto Eco resumió como el Ur-Fascismo, todas las violencias, abusos, injusticias, prevaricaciones, discriminaciones, masacres, intolerancias, cerrazones mentales y tendencias sexistas, clasistas y racistas son considerados “fascismo”. Existe mucha ignorancia sobre el fascismo, que evidentemente no se resume en esta representación, de lo contrario, no tendría tantos simpatizantes como los tiene, quienes seguramente lo ven de manera muy diferente. Pero el defecto principal no radica tanto en esta deformación histórica como en el intento de cargar sobre ella todos los males de milenios que ciertamente no han disminuido después de la guerra. Por lo tanto, como ocurre con todos aquellos que no enfrentan lo real y mucho menos a sí mismos, la culminación de responsabilidades es tal que hoy son nazis Putin, Zelensky, Netanyahu, Biden, Trump, la Unión Europea, la OTAN, China, Hamas y así sucesivamente. En resumen, el Paradigma de la Medusa antifascista ha nazificado a todos en todas partes sin lograr explicar el fascismo.

No hay ley que pueda impedir que un corazón ardiente lata y que un vínculo se mantenga. La pregunta que esos pobres antifa deberían hacerse, pero que también deberíamos hacernos de este lado, es por qué esta pertenencia es tan fuerte como para superar tres guerras civiles, una derrota mundial, dos purgas, años de bombardeo mediático, leyes liberticidas, condenas ideológicas, discriminaciones de todo tipo: en resumen, todo el arsenal, multiplicado por dos, de lo que en la ficción los fascistas hacen sufrir a los antifascistas.
Que se tranquilicen los primeros (si es que les complace tranquilizarse, dado que se alimentan de sus propias angustias) y que despierten los segundos: no se trata de un programa político o ideológico porque, al verificarlo, incluso la derecha radical está confusa, dividida, indecisa, sin perspectivas como el resto de la humanidad y más a menudo terminal que viva cuando intenta alcanzar el nivel de conciencia.
No, no es política, es algo más profundo, más sagrado, más sólido, indisoluble, que la sangre misma, que es continuidad y semilla, hace invencible. Poco material, mucho espiritual y al mismo tiempo totémico. Quizás, de esto es de lo que los demás deberían tener miedo: de la estirpe del alma que perdura contra viento y marea, de esta dimensión metafísica que ningún Creonte puede eliminar. Pero no es de nosotros de quienes deberían tener miedo, es de ellos mismos porque no pueden sentirlo ni experimentarlo ni siquiera hacia los suyos, que en el mejor de los casos son solo nombres grabados en lápidas, tal como Medusa exige a quienes se pierden ofreciéndole sus ojos.

Ultime

Dove c’è una volontà là c’è una via

Con genio e caparbietà

Potrebbe interessarti anche