mercoledì 21 Febbraio 2024

Los esquemas y técnicas con las que nos llevan de la nariz

Cómo liberarte de la hipnosis

Più letti

Global clowns

Note dalla Provenza

Colored

Afirmé que desde el nacimiento del capitalismo han surgido cinco líneas. La predominante es la liberal. Luego existen dos reaccionarias que pretenden oponerse entre ellas (de derecha e izquierda) y que, aunque son excitadas por eslóganes extremistas, siempre han servido para facilitar los desgarros liberales contra los amortiguadores (socialdemócratas) o las alternativas revolucionarias (fascistas). He destacado cómo los extremistas fueron manipulados en su momento en contra de la industria solo en beneficio de las finanzas, y hoy en día lo son en contra de Europa en beneficio de los ganadores de Yalta.

La misma lógica se aplica a la inmensa mistificación internacional, vigente, precisamente desde Yalta en adelante. Después del final de la Segunda Guerra Mundial, durante aproximadamente un cuarto de siglo, la alteración del panorama internacional que resultó de la descolonización y la creación de bloques generó algunas líneas que se apartaban del sistema dominante. Estas podían formar parte de la lógica socialdemócrata (gaullismo, capitalismo renano) o de aquella de inspiración revolucionaria socialnacionalista (peronismo, nasserismo, baathismo). A esta última categoría se sumaron también algunas formas de socialismo o comunismo revolucionario en países no industrializados (por lo tanto, formas marxistas pre-leninistas y románticas), especialmente en IberoAmérica, que, al menos por un tiempo, cooperaron con el antimperialismo y la Tercera Posición de Perón.
Sin embargo, tanto los dos bloques (EE. UU. y URSS) como todas las componentes ligadas al liberalismo y al comunismo, operaron conjuntamente para neutralizar y eliminar las componentes de inspiración revolucionaria, favoreciendo aquellas subversivas y las lógicas terroristas, y para sabotear, incluso con atentados o asesinatos, a las más moderadas (Mattei, De Gaulle, Adenauer, Moro, fueron blanco de complots de asesinato, exitosos o fallidos).

Rusos y estadounidenses van de la mano y labio a boca ininterrumpidamente, al menos desde que el zar en 1867 vendió Alaska a Washington. Sin embargo, desde 1946 en adelante se ha representado la película de una posible guerra mundial entre las dos superpotencias. Era realmente una película, a la cual, sin duda, creían las masas e incluso sectores enteros de uno u otro bloque. Pero no se necesitan investigaciones extraordinarias para descubrir datos sorprendentes: desde el papel destacado desempeñado por la Casa Blanca, ciertos círculos estadounidenses, Wall Street y la Cruz Roja en la Revolución Bolchevique y su posterior salvaguardia financiera, hasta la creación de los servicios estadounidenses (entonces OSS), reclutando casi exclusivamente entre las filas del partido comunista local.
No es difícil descubrir cómo los planes nucleares fueron proporcionados a Moscú por la misma Casa Blanca y cómo los dos “enemigos” se movieron juntos contra Europa en el Medio Oriente.
A la implosión comunista en Rusia le siguió no el intento de desmembrarla, como se repite sin fundamento, sino una acción científica para permitir a Primakov y Putin recomponerla, lo que comenzó bajo Clinton por instigación de Kissinger.
Obviamente, los roles fueron modulados, y siguen siendo así, como se observa en Ucrania, en el Mediterráneo y en el Sahel, ya que el esquema de propaganda binaria permite a los rusos presentarse como lo que son, es decir, adversarios de Europa, pero no permite a los estadounidenses mostrarse como lo que son, es decir, sus subversivos. Sin embargo, ambos son eso y su acción tiende regularmente a debilitar y sabotear Europa en cualquier forma y, con ella, las aspiraciones sociales y nacionales en todas partes.

Por supuesto, hoy las cosas son un poco diferentes que ayer, y no debido a un cambio ruso (que, si ocurrió, fue para empeorar), sino por la supresión de cada régimen y partido socialnacional en IberoAmérica y en el mundo árabe, acompañada de la de-fascistización de las extremas derechas occidentales. Sin embargo, sobre todo, se ha producido la traslación del eje geopolítico al Indo-Pacífico con el crecimiento simultáneo de algunas potencias que aún no están completamente integradas al cien por ciento en la lógica de 1946. Hablo de China e India. A esto se suman la revolución tecnológica y las assertividades europeas, en clave económica y diplomática antes que política, que se han vuelto muy relevantes desde 2017.
Ante este nuevo fermento mundial, que ciertamente no tiene el mismo interés que el de la posguerra, pero que existe de todos modos, el imperialismo gángster que el Canciller de Alemania predijo desde enero de 1942 ha reactivado los esquemas y las técnicas con los que derrotó las instancias socialnacionales.
Se trata de la estrategia de la tensión: se movilizan y agitan las conciencias para encajarlas en uno de los dos contenedores opuestos. Simulando un conflicto entre ellos y haciendo chocar en una lucha trágica a algunos pueblos y varios extremistas, la tensión descarta las soluciones políticas y las neutraliza. Es por esta razón que, afirmo y reitero, apoyar a los rusos (hoy como ayer) equivale a formar parte de la Gladio o a alistarse en los Marines. Subjetivamente es diferente, pero el hecho objetivo es ese, y por muchas piruetas emocionales o dialécticas que se hagan, aquellos que aceptan ese esquema sirven al Tío Sam.

Es una técnica probada y muy efectiva. Israel la implementa al menos desde los días posteriores a la Guerra de los Seis Días de 1967. A través de sus embajadas europeas, sus servicios y sus gobiernos, ha respaldado y protegido consistentemente a las formaciones extremistas palestinas, primero marxistas y luego islamistas. Según explicó públicamente Netanyahu el año pasado, lo ha hecho para evitar que una solución política dé lugar a un Estado palestino. Tel Aviv ha llevado a cabo la guerra siempre contra Arafat y el nacionalismo. En el último cuarto de siglo, el principal instrumento de Israel se ha convertido en Hamas. Del mismo modo, como los estadounidenses predijeron hace treinta años, los islamistas (Al Qaeda, ISIS, salafistas) se han convertido en elementos de presión y subversión contra los Estados nacionales árabes y las relaciones entre las dos orillas del Mediterráneo.

Cuando digo “Rusia es la OTAN” o “Hamas es Israel”, hago solo parcialmente una forzada dialéctica, porque en el plano objetivo es exactamente lo que está ocurriendo. Rusia, al aceptar aumentar la tensión, ha neutralizado todas las centrales europeas críticas hacia la Alianza Atlántica y que esbozan alternativas estratégicas.
Hamas, como ha presumido Netanyahu, ahora reconocido en Israel como su ex(?) protector, ha impedido el nacimiento de un Estado palestino. Que puedan liquidarlo, así como se liquidaron las formaciones armadas rojas una vez que se volvieron inútiles y molestas, es otro tema. Sin embargo, es necesario señalar que estas liquidaciones generalmente son parciales; se sacrifican los combatientes y las facciones internas débiles o vinculadas a aventureros extranjeros, mientras que siempre se mantienen en pie y luego se trasladan a nuevos grupos provocadores, aquellos que han servido mejor y que ahora son conscientes y evidentemente cómplices, aunque al principio no lo fueran.

En el pasado, la izquierda radical fue utilizada en Europa para las mismas razones. La lucha armada en Italia llevó a cambios institucionales, al asesinato de nuestra política exterior y a la privatización del Banco de Italia. Las Brigadas Rojas, que contribuyeron de manera significativa, fueron sin duda manipuladas, pero no necesariamente de la manera que se imagina. Hubo una red de apoyo económico, político, militar e impulsos externos. Desde Checoslovaquia, la Alemania del Este, la Unión Soviética, Francia, Israel, los servicios italianos, la OTAN y el Pacto de Varsovia. Algunos aceptaron el acuerdo con los israelíes, rechazado por Franceschini y Curcio, mientras que otros se aliaron con Al Fatah. Favorecieron a la OTAN con el asesinato de Moro pero secuestraron al general estadounidense Dozier. Nada es lineal, como probablemente también es el caso de Hamas. La sutil y perversa grandeza del poder es permitir que los movimientos terroristas hagan lo que quieran y planeen, ya que de todos modos benefician a quienes los supervisan y que teóricamente querrían derribar, pero al final consolidan.

Me deja asombrado que haya tanta gente que, a pesar de tener experiencias de vida y política, todavía caiga en las trampas más burdas. Han pasado al menos setenta y cuatro años, desde que en 1949 se detonó la primera bomba atómica rusa y se fundó la OTAN, que el esquema y la técnica se repiten de manera idéntica.
La “tensión”, tanto interna como externa, siempre funciona de la misma manera: se excitan dos partes y se las desencadena una contra la otra, impidiendo así una solución política.
En la lógica binaria se impide la triangulación y la síntesis, es decir, la solución, pero se mantiene, a un alto costo en vidas, el statu quo.
Viendo lo que está sucediendo hoy en Francia, tengo un serio temor de que la estrategia de la tensión conduzca a una guerra civil etno-socio-religiosa entre extremas minorías destinadas a pagar un alto precio, sin darse cuenta de que el verdadero objetivo por el cual fueron instigadas es debilitar no solo la sociedad francesa, sino también la autoridad del Estado (no su poder que es distinto) para golpear el papel europeo.
Esto significa que no es suficiente, como he estado instando durante años, no caer mentalmente en la trampa del sistema, como cuando se apoya a Rusia o a Hamas, sino que existe un gran peligro concreto del cual solo se escapa con claridad y conciencia, así como con nervios firmes. Porque no es cierto que la alternativa al desastre sea solo la deserción, y la ofensiva banlieusarde no puede ser ignorada. Debe comenzarse a pensar con centralidad radical y rechazar esas sirenas extremistas que convierten a quienes les prestan atención en títeres autolesionistas.

Ultime

I giovanissimi sono ottimisti

Il lavoro che cambia

Potrebbe interessarti anche