martedì 23 Aprile 2024

Sólo palabras entre nosotros

Cómo los términos incorrectos recurrentes nos hacen creer en escenarios irreales

Più letti

Global clowns

Note dalla Provenza

Colored

Siempre se ha dicho que en el Kali Yuga, las palabras ya no tienen significado. Añado que también se ha perdido la capacidad de conectar (del latín connectere), que literalmente significa unir los elementos entre sí. Elementos que primero hay que saber identificar y luego leer con criterio (del griego krino), que indica la capacidad de distinguir al juzgar.

TENER PERSPECTIVAS REALISTAS Y NO DELIRIOS

Hoy en día, las masas están regimentadas en un escenario al estilo de “1984”, hasta con Eurasia presente entre los protagonistas de la trágica ficción: se les permite ser gobernadas dócilmente mientras algunos desahogan sus neurosis e histerias contra un Mal que para los parricidas se define como Occidente y para los moderados como una Amenaza del Este. Ambos, por supuesto, nazis…

Mis posiciones al respecto son conocidas y no es necesario reiterarlas.

Son el fruto de premisas ideales, de continuidad existencial y de razonamientos precisos.

Por supuesto, pueden existir y ser respetadas posiciones diferentes y contrarias, pero deben ser sensatas, basadas en datos reales, tener en cuenta las dinámicas, los hechos, las mecánicas, incluso las leyes que mueven las cosas. Deben, en resumen, tener expectativas realistas, de lo contrario, son delirios.

Independientemente de las expectativas que se puedan tener, es necesario lidiar con la realidad, pero también con los engaños que surgen de conceptos oscuros y palabras deformadas. La realidad nos habla de un mundo en transformación debido a razones demográficas y tecnológicas, a las nuevas fuentes de energía, a la trasposición del centro geopolítico del Atlántico al Indo-Pacífico y, por lo tanto, a luchas infinitas por cuotas de poder.

Cualquiera que sea el objetivo que se quiera perseguir, es de esto de lo que se debe tener en cuenta y no de imaginarios tolkienianos adaptados para tramas orwellianas.

LO UNIPOLAR NO PUEDE EXISTIR

Uno de los argumentos más utilizados es el del conflicto entre el mundo “unipolar” y el mundo “multipolar”.

El concepto de “unipolar” está difundido pero carece de cualquier sentido. Se utilizó para explicar el dominio absoluto de los estadounidenses una vez que el sistema ruso colapsó. Pero en la realidad, que es dinámica, la unipolaridad es físicamente imposible. Fue simplemente una hegemonía evidente que, entre otras cosas, preocupó a todos los analistas estadounidenses que se dieron cuenta de inmediato de cómo el colapso de Moscú y la pérdida de su papel de “compañero de entrenamiento” dificultaban el control mundial para ellos. Esto llevó a la doctrina de Brzezinski para mantener la hegemonía en un mundo con más jugadores y la de Huntington sobre el “choque de civilizaciones”.

El término “unipolarismo” era inapropiado y distorsionado. En esa hegemonía sin el Enemigo (en realidad, el mejor aliado) con el cual equilibrar las cosas, a los estadounidenses se les escapaba el control absoluto sobre europeos y chinos y, de hecho, desde 1991, es decir, inmediatamente después del colapso soviético, se esforzaron por permitir que Rusia se recuperara y al mismo tiempo promovieron la amenaza yihadista.

NI SIQUIERA EL BIPOLARISMO FUE PERFECTO

En realidad, ni siquiera el “bipolarismo”, que fue el sistema más seguro del imperialismo mundial, pudo ser total, tanto que surgieron los no alineados, el tercerismo, la Tercera Posición. Y todo un movimiento ideal que quería a Europa en el centro y liderando esta última.

Terminado el bipolarismo, ya en la época de Clinton, los estadounidenses se dieron cuenta de que la evolución capitalista y tecnológica había creado un mundo en el que predominaba la “interdependencia”. Es decir, donde todos dependen de todos.

De hecho, los estadounidenses dependen de los asiáticos tanto como los asiáticos de los estadounidenses. Ahora las cadenas son globales. Es cierto que con la llegada del Covid se comenzó a reflexionar para reducir la interdependencia, para traer de vuelta la producción en casa tanto como sea posible y para crear redes entre socios sólidos.
Y en esto se están produciendo conflictos reales, no siempre armados. Un constante forcejeo pero sin verdaderas coaliciones opuestas.

EL MULTIPOLARISMO NO EXISTE Y NO EXISTIRÁ

Entonces se empezó a hablar de “multipolarismo”. Nada más engañoso y equivocado. Porque para que un mundo sea multipolar, debe estar “basado en la existencia de varios bloques o grupos de poder”. Quien forma parte de un bloque no puede formar parte de otro, más bien debe ser posiblemente hostil hacia él.

Se habla de multipolarismo todos los días, pero es solo propaganda o artimaña dialéctica.

No lo digo yo, sino los principales ideólogos del Kremlin hoy en día. Sergei Karaganov, antioccidental, plenipotenciario y estratego del gobierno de Putin en el que ha tomado el lugar del filoeuropeo Igor Ivanov, confiaba el pasado diciembre a la Rosiyskaya Gazeta: “La mayoría mundial no tiene ninguna intención de luchar contra Occidente”.

Timofei Bordachev, director de programas del Club Valdai (equivalente ruso del CFR estadounidense), fue aún más claro: “Hoy no hay entre las grandes y medianas potencias alguien que tenga como objetivo la destrucción del orden mundial surgido de la Segunda Guerra Mundial. La actitud predominante es el revisionismo, no busca revolucionarlo, sino modificarlo para obtener un papel más importante”.

De eso se trata y no de los escenarios a la doctor Strangelove que están enloqueciendo porque generan miedo o infunden esperanza, desempeñando así el mismo papel en la psicología de masas que las campañas sobre las vacunas.

ENTRE LA INTERDEPENDENCIA Y EL MULTI-ALINEAMIENTO

Hemos destacado cuánto depende casi totalmente el armamento ruso de los Estados Unidos, de Occidente y, en particular, del Silicon Valley:
https://noreporter.org/como-si-fuera-una-muneca//

Esto se puede interpretar de muchas maneras, pero un hecho es seguro: confirma la interdependencia que hemos mencionado. No es suficiente: confirma otra cosa, es decir, que el primer ministro indio, Modi, tiene razón al oponerse a la falacia del multipolarismo con la doctrina del “multi-alineamiento”.

Esto significa el alineamiento común de potencias en un escenario pero no en otros. Todos contra todos, pero no contra el “sistema”. Sin duda, los indios tienen una relación muy competitiva con China, pero esto no impide que sean aliados en algunas batallas “reformistas” en el comercio mundial. Tienen una relación muy fuerte, desde el punto de vista político y militar, tanto con Estados Unidos como con Rusia. Últimamente se han encontrado apoyando a los iraníes en su reciente crisis, con lanzamientos de misiles incluidos, contra Pakistán, pero están con Israel en la disputa con Teherán.

Los turcos luchan contra los rusos en Siria, arman a Ucrania, pero ayudan a Rusia en la gestión del conflicto. Hacen alardes contra Israel, pero cooperan juntos en Nagorno-Karabaj.

Irán y Arabia Saudita están en guerra, pero cooperan en las reclamaciones mundiales.

Es un continuo multi-alineamiento. En la OMC, China, la UE y los emergentes (es decir, BRICS +) son aliados contra los estadounidenses.

EL MULTILATERALISMO ES OTRA COSA

Correcto, aunque solo en parte, es hablar en cambio de “multilateralismo”. Si nadie pretende destruir el sistema pero todos quieren reformarlo, obviamente en formas diversas, es lógico que prevalezcan acuerdos autónomos, separados de un orden riguroso.
Este multilateralismo explica la crisis de la OMC, ilustra cuáles son las únicas expectativas interesantes de los BRICS +, se manifiesta de manera articulada en los acuerdos recientes del gobierno italiano con India, Japón y sobre todo en África (Plan Mattei).

Este fenómeno articula relaciones diferentes de las que han existido durante mucho tiempo entre los principales socios que, aunque están objetivamente obligados a seguir conectados entre sí, comienzan a distanciarse.

Esto ha sucedido y sigue sucediendo entre los EE. UU. y Europa, con picos periódicos de crisis que agudizan regularmente las divergencias. Estos picos se pueden fechar en 1979, 1991, 2008 y 2016, y es un proceso que continúa y, dada la importancia específica en la economía y en el poder suave mundial de ambos, debe leerse como una de las claves principales de los verdaderos litigios mundiales, que deben distinguirse de las representaciones escénicas.

El multilateralismo es una potencialidad real, pero no tiene nada que ver con la tontería del “multipolarismo” que no existe y no existirá porque no puede realizarse físicamente y porque nadie lo quiere.

Que sea una fórmula sin sentido lo demuestra el hecho de que todos los profetas de esta abstracción han recreado un imaginario bipolar (el Sur Global contra Occidente). Porque, incluso en las abstracciones y distorsiones conceptuales, siempre tienen una necesidad desesperada de algo que les dé un sentido de estabilidad, de sistema. Y el dos sirve para eso: es el número de la inmovilidad.

Esperando alguna bendición del cielo, o del infierno, son obligatoriamente pasivos e inertes y, como consecuencia lógica, deben confiar en los objetivos atribuidos con facilidad a un “liberador” imaginario, un personaje de “wrestling” o sea lucha libre disfrazada, para esperar sentados, fijos, estáticos, a salvo de un recinto protector de su fascinación. Esto los hace incompatibles con la vitalidad, por lo tanto, perfectamente insertos en la psicología dominante.

Así que inevitablemente se encuentran prisioneros puntualmente del mental binario. Por lo general, también están enojados, como siempre sucede cuando la mente ya no es libre y el espíritu queda atrapado.

EN CONCLUSIÓN

Se puede diferir en los análisis y razonamientos, pero es fundamental basar ambos en la realidad y dejar de ser engañados por el uso incorrecto de los términos. Un uso incorrecto que conduce a conceptos erróneos y a construir hipótesis que ni siquiera se sostienen en las nubes.

En cambio, enfrentando lo real, depende de nosotros establecer las prioridades y los ejes en los que razonar y movernos.

Para mí, son la civilización y el poderío de mi pueblo en la idea europea que hemos concebido y regado con nuestra sangre. Estos en el centro de la disputa mundial, pero al mismo tiempo su revolución en nuestra vida cotidiana.

Si otros tienen expectativas diferentes, no es mi problema, no tenemos que andar abrazados.

Lo importante es que, en sus expectativas, se basen de todos modos en algo real.

Ultime

Prua verso l’altra gente

Solare

Potrebbe interessarti anche